11/9/17

La Desbandá




Foto tomada de eldiario.es


     Empezando el verano, se publicó en la sección de Cartas al Director de IDEAL, una carta que me llamó la atención. La firmaba un señor que escribe con frecuencia y trata diversos temas, pero en esta ocasión trataba un tema personal, aunque de forma distinta a como podría esperarse.

     Poco antes se había hablado en el mismo periódico de la llamada “Desbandá”, uno de los hechos más terribles de nuestra Incivil Guerra, y este hombre contaba que su madre la vivió, que en ella perdió toda su familia y solo encontró muchos años después a un hermano tras una larga búsqueda. Una tragedia por la que pocas personas pasan, pero lo notable es que este hombre de lo que se quejaba era precisamente de que los de la Memoria Histórica quisieran remover aquello con afán reivindicativo, quisieran mantenerlo vivo, sin olvido ni perdón. ¿Por qué esta postura cuando se supone que tendría que ser la contraria? Volvamos atrás para ello.

     Ocurre que, por sus apellidos, siempre he sospechado que este señor era hermano de un antiguo amigo con el que perdí el contacto, pero ahora esta carta me lo confirma, ya que aquel amigo me contó hace muchos años esta misma historia y me la contó de la misma manera, sin odio, sin rencor. O sea, que estos hermanos conocieron la historia de su madre, pero ella supo transmitírsela de forma que no crecieran con odio, porque sabía que eso podría marcarlos para toda su vida y ella no quería esa carga para ellos. Otras mujeres por la época vivieron tragedias semejantes y callaron después ante sus hijos, seguramente por el mismo motivo, pero ella no pudo, tenía que buscar a su hermano, todos se enteraron, sus hijos también.

     Y ahora, tantos años después, uno de ellos escribe una carta en IDEAL pidiendo algo que parece contradictorio, pero que para mí está muy claro. Sencillamente, está pidiendo que nadie eche por tierra la labor que su madre hizo con ellos, probablemente con mucho sacrificio, que nadie levante la polvareda de odio que su madre no quiso.

     Hoy, después de un verano de víctimas y verdugos, con tantos motivos para odiar, con tanto odio circulando en redes y medios, yo quiero recordar a esta mujer y a todas las mujeres que han vivido, viven y vivirán tragedias que no quieren legar a sus hijos. Los parieron con amor, los criaron con amor y no quieren odio para ellos.
     

31/8/17

Darwin, La Gente y Landahlauts


     Terminamos agosto y los vídeos musicales con este, no exactamente musical, de un amigo y visitante (a veces) de este blog. Un vídeo que me ha gustado por su simplicidad, su capacidad de decir muchas cosas como si nada. Al igual que las fotos de los buenos fotógrafos, es un vídeo que “ve” la realidad que tiene delante y la interpreta.



24/8/17

Yo quiero tener miedo


     Con motivo de los atentados de Barcelona, me han llegado al móvil muchos vídeos, imágenes y textos, algunos de ellos que me han dado náuseas y he borrado rápidamente. Sin embargo, hoy, pasados ya unos días, me llega este enlace que quiero compartir con vosotros interrumpiendo mi mes de vídeos, igual que una furgoneta  cargada de muerte ha marcado un antes y un después en este caluroso verano.

     Su autor es José Ignacio González Faus, un teólogo jesuita de 83 años, que dice así:


  

20/8/17

Caserón de tejas



     Por una de esas casualidades que se dan de vez en cuando, el otro día aterricé en una entrada antigua de un blog que no visitaba hace mucho tiempo y que hablaba de una canción argentina que tenía casi olvidada. Yo la recordaba como un vals en una voz de hombre que podría ser la de Roberto Goyeneche, pero la versión que encontré en el blog es de Ginamaría Hidalgo y la verdad es que no me gusta demasiado. Rebuscando en la Red he  visto numerosas versiones y todas a cargo de mujeres, pero me sigo quedando con la de El Polaco, que borda ese ritmo tan especial del vals criollo, intermedio entre el vals y el tango.

CASERÓN DE TEJAS
Música: Sebastián Piana
Letra: Cátulo Castillo
Canta: Roberto Goyeneche



12/8/17

Eloise



     Este año llegan los vídeos musicales de agosto cuando ya está el mes casi mediado, pero es que con 40º a la sombra, una se conforma con sobrevivir y no da para más.

     Y llegan con una canción de cuando algunos de vosotros no habíais nacido, de 1968, compuesta por Paul Ryan y cantada por su hermano Barry, que ha seguido interpretándola durante toda su vida. A estas alturas, muchos sabréis que me estoy refiriendo a Eloise, una canción de la que se han hecho multitud de versiones y han cantado multitud de cantantes, empezando por Barry Ryan, que él sabrá la cantidad de veces que la ha cantado, pues si buscáis un poco en la Red, lo veréis desde casi adolescente a señor mayor con la cara desastrosamente estirada, pero siempre con la canción de su hermano Paul.

     En este punto me invade la perplejidad, pues resulta que, según leo en todas partes, Paul se retiró de los focos y prefirió permanecer en la sombra, pero lo que yo recuerdo de entonces es que murió no mucho después de este éxito en un accidente en el estudio de grabación.

     Y aquí la tenéis, en una versión que quizá sea la primera y que se ve y se oye aceptablemente.
   



28/7/17

Gloria Fuertes




     Hoy hubiera cumplido cien años Gloria Fuertes, poeta siempre muy cuestionada en cuanto a su calidad y ahora también con motivo de este centenario que hemos estado celebrando. Siempre se la consideró poeta menor por su poesía para niños y su forma ligera de tratar temas serios, pero para mí fue una gran poeta, una poeta honda que habló de la soledad como pocos lo han hecho, que dice en su Autobiografía:

          Todos los míos han muerto hace años
          y estoy más sola que yo misma.

     O en este poema, breve como muchos de los suyos.

          EN LAS NOCHES CLARAS,

          resuelvo el problema de la soledad del ser. 
          Invito a la luna y con mi sombra somos tres.

    Por eso hoy quiero dedicarle este pequeño homenaje y, como su biografía podéis encontrarla fácilmente en la Red, me limito a traer aquí unos poemas suyos. El primero, muy conocido; el segundo, según ella, muy desconocido y el tercero, uno que a mí me gusta.
  
          AL BORDE

          Soy alta;
          en la guerra
          llegué a pesar cuarenta kilos.
          He estado al borde de la tuberculosis,
          al borde de la cárcel,
          al borde de la amistad,
          al borde del arte,
          al borde del suicidio,
          al borde de la misericordia,
          al borde de la envidia,
          al borde de la fama,
          al borde del amor,
          al borde de la playa,
          y, poco a poco, me fue dando sueño,
          y aquí estoy durmiendo al borde,
          al borde de despertar.

          VENTANAS PINTADAS

         Vivía en una casa
         con dos ventanas de verdad y las otras dos pintadas en la fachada.
         Aquellas ventanas pintadas fueron mi primer dolor. 
         Palpaba las paredes del pasillo,
         intentando encontrar las ventanas por dentro.
         Toda mi infancia la pasé con el deseo
         de asomarme para ver lo que se veía
         desde aquellas ventanas que no existieron. 

         AUNQUE NOS MURIÉRAMOS AL MORIRNOS

         Aunque no nos muriéramos al morirnos,
         le va bien a ese trance la palabra: Muerte.

         Muerte es que no nos miren los que amamos,
         muerte es quedarse solo, mudo y quieto
         y no poder gritar que sigues vivo.

21/7/17

El Botón Rojo


Foto de la Red. Junta de Andalucía


     Las administraciones, la Cruz Roja y alguna empresa particular suministran a los mayores que viven solos el conocido Botón Rojo, que se supone los ayudará en las incidencias que pueden presentarse repentinamente, pero que, en realidad, la principal función que cumple es la de paliar la soledad de sus horas, para oír de tarde en tarde una voz humana que los llama por su nombre y les hace recordar que siguen vivos. Es alguien al otro lado del teléfono que les da compañía, seguridad y confianza en que, si lo necesita, estará ahí, que pulsarán el botón rojo y todo será posible.

     Pero resulta que me llega al móvil un vídeo con motivo de uno de esos “Día del amigo” que celebran los países o las ciudades. Es el clásico vídeo de gatitos y va acompañado de la edulcorada canción de Roberto Carlos que reclama un millón de amigos. Sin embargo, sobrescrito en gatitos y perritos, hay un texto que dice cosas importantes, que habla de que el amigo es alguien que comprende, que escucha, que ahuyenta soledades, alguien en quien apoyarte, con quien puedes contar, que sabes que está ahí y lo estará siempre. O sea, el Botón Rojo.

     Y mientras sigue sonando en mi móvil la voz de Roberto Carlos, pienso que yo no quiero un millón de amigos, quiero solo uno (o dos, o tres…), pero que sean mi Botón Rojo y yo sea el Botón Rojo para ellos. Porque eso, solo eso y precisamente eso, es la AMISTAD.
   

17/7/17

El carro verde





     Otro sábado y otra vez esos dos artículos que siempre me faltan a pesar de haber hecho la compra a mitad de semana. Y otro supermercado, también cercano pero más pequeño, tanto que no hay espacio para encadenar los carros y quien lo lleva lo deja donde puede. Llego a la caja con mis dos artículos en la mano y me encuentro con una señora que protesta porque le ha desaparecido el carro, “un carro verde” repite una y otra vez. Acude el encargado y la otra cajera dice que ella ha visto a doña Menganita irse con un carro verde hace un minuto. El encargado sale corriendo y la alcanza en la frutería de al lado, habla con ella, le saca los artículos, le da el carro verde a su dueña y vuelve al supermercado diciendo a gritos:
    
                                  ¡¡Los mayores nos van a volver locos!!

     Yo le digo:

     -Oiga, que yo soy mayor y no le he hecho nada…

     Se lo digo riendo, pero en el fondo no me ha hecho ninguna gracia.


10/7/17

Una broma





     En Granada, como a continuación del Corpus llega el Festival Internacional de Música y Danza, las iluminaciones de las fiestas las dejan hasta que acaba el Festival para que los guiris y los visitantes nacionales vean la ciudad adornada.

     Bueno, pues yo este año no he salido en todo el Corpus porque el calor africano no me invitaba a fiestas y, por tanto, no he visto las iluminaciones, las bombillicas de colores que quedan tan vistosas en las calles, así que el domingo me dispongo a cubrir el expediente y que no se diga que yo no he visto este año lo que he pagado con mis impuestos. Venzo la pereza que me da vestirme a una hora en que lo que me apetece es cenar y ponerme cómoda frente a mi ordenador, camino hacia el centro, espero a que el alcalde encienda las bombillicas porque con esto de las dos horas que tenemos de propina “anochece muy tarde”, y me paseo cámara en ristre por calles y plazas. En una plaza, concretamente Bib-Rambla, me para una familia compuesta por dos hombres de unos cincuenta años, una mujer y un niño, uno de los hombres me pregunta por la catedral y se desarrolla este diálogo:

         -La catedral está por aquí, ¿verdad?

         -Sí, entre por esa calle estrecha y la tiene enfrente.

         -¿Qué calle?

         -Esa de ahí

         -¿Esa estrecha?

         -Sí, esa estrecha.

         -¿Cuál?

     Y de pronto, todos se echan a reír y me dicen:

         -¡¡Lo sabemos!! Era una broma… ¡¡Ja, ja, ja!!….

     Y yo le digo al que tengo más cerca echando mano a la cámara:

         -Pues gracias por la broma. Me voy a quedar con su cara de recuerdo.

     Se la enfoco, pero no me da tiempo de disparar porque, de no usarla hacía rato, había entrado en reposo y él, mientras tanto, se alejaba acompañado de los demás. Un poco menos rientes, por cierto.