8/6/12

Un Corpus




Tenía 23 años y era alto, guapo, musculado pero no excesivamente. Alegre y divertido, las muchachas de su barrio se lo disputaban, pero él se dejaba querer sin decidirse por ninguna. Le gustaba bailar, le gustaba el tango y escribía sus letras con una máquina prehistórica y desastrosamente manejada.

Un mal día sintió un dolor que parecía apendicitis y un médico –un mal médico- dijo: Esperemos. Tanto esperó que el cirujano se asomó a su habitación diciendo: Esto son unas gachas frías. Lo operaron, pero murió en dos días de peritonitis cuando la penicilina de aquel médico escocés aun no había llegado a España.

Tenía 23 años, era Corpus como ahora y, al recoger su ropa, sacaron del bolsillo las entradas para una corrida de toros. Era mi tío, pero no lo conocí porque cuando murió yo estaba en el vientre de su hermana.





14 comentarios:

  1. Llevo un rato mirando el rectángulo de los comentarios y no sé que escribir.

    Es el post de los "Si". Si hubieran operado antes, si hubiera penicilina, si...

    Todos esos "Si" que no has escrito ni una vez pero que habrás pensado miles de veces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, el "si" es si hubiera ocurrido unos años después con la penicilina, pues errores médicos siempre los habrá, en todas las épocas, porque son humanos y se equivocan como cualquiera.

      Eliminar
  2. Una bonita manera de recordar a tu tío aunque nunca le hayas conocido, pero del que seguro te hablaron muchas veces.
    Curioso, hoy me tocó con tu blog, ni veo la foto ni funciona el vídeo, tendré que volver en otro momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oí esta historia de mis padres montones de veces, por eso me se de memoria todos sus detalles.

      Eliminar
  3. Es curioso que en tu historia familiar nombres dos cosas que resultan para mí muy familiares también. La "penicilina" fue la que salvó a mi madre de morir tras su primer parto gracias a que mi padre la consiguió de contrabando. Mi madre era una fan entusiasta de Carlos Gardel, sabía todos sus tangos de memoria (y con los años también llegó a tener todos sus discos), tangos que acabamos medio aprendiendo sus hijos de tanto que los cantaba. También lo bailaba muy bien. Ya ves, la penicilina no pudo salvar a tu tío y sí a mi madre, pero ambos disfrutaban con el tango. En sus últimos años, con el alzheimer, no recordaba ninguno, pero hasta unos tres años de morir cantaba el "Asturias patria querida" y recitaba de carretilla la lista de los Cabos de España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto de tu madre tuvo que ser años después, pues también a mi abuelo lo salvó la penicilina comprada en un bar de contrabando, pero sería por los años 40 o 50. En cuanto a los tangos, parece que era cosa de familia, pues mi madre también fue muy aficionada y me contagió a mí la afición.

      Eliminar
  4. Sí, en el año 48 si las cuentas no me fallan, pues mi hermana tendría ahora justo 64 años. Hay aficiones que no cuesta nada haberse contagiado, ¿verdad?, el tango es la vida misma contada a retazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tango, además, tiene muchos puntos de contacto con la copla andaluza, pues con una música muy distinta, las letras son parecidas, son "de mucho drama".

      Eliminar
    2. ¿Quizás porque andaluces y argentinos sois muy pasionales?

      Eliminar
    3. Es posible. No conozco a los argentinos como para asegurar tanto de ellos, pero los andaluces sí que somos bastante "arrebataos", aunque últimamente estamos un poco mustios supongo que por la crisis.

      Eliminar
  5. Desde que se popularizó el "Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad..." ha pasado poco más de un siglo, algo menos desde que se descubrió la penicilina, como consecuencia de esto último y de otros descubrimientos, se ha ido elevando considerablemente la esperanza de vida, que debe de estar por los 82 años, aunque desgraciadamente me temo que va a haber un bajón.
    Me encantan los tangos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pienso es en la cantidad de personas que murieron jóvenes antes de la penicilina y el resto de antibióticos y que ojalá algún día se pueda decir lo mismo del cáncer.

      Eliminar
  6. Nunca hay que hacer caso de los médicos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como que curan todas las enfermedades menos la última...

      Eliminar