27/10/17

Dos amigos






     Hoy voy a hablaros de dos amigos, amigos míos y, sobre todo, amigos entre sí. Se trata de Francisco Gil Craviotto (en adelante, Paco) y Antonio García Carrillo (en adelante, Nono, Nono Carrillo, como firmaba sus cuadros)

     Se conocen muy jóvenes en Granada, a mediados de los 50, cuando Nono se forma como pintor en la Escuela de Artes y Oficios y Paco estudia en la Facultad de Derecho, aunque su vocación es ser escritor. Años después, Nono marcha a Alemania, dejando ya en Granada una obra consolidada como pintor y, pasado algún tiempo, Paco inicia también su exilio en París, donde en un principio da clases de español en una academia, luego se licencia en Letras por la universidad París IV y trabaja como profesor de español en una multinacional que se expande por América del Sur.  Pero la amistad sigue, se ven, se visitan, los viajes de París a Hamburgo y de Hamburgo a París son frecuentes, mientras luchan por abrirse camino en un país que no es el suyo. Trabajan, forman una familia, tienen hijos, dos hijas ambos, y la amistad permanece inalterable. Paco, desde su casa en Les Mureaux, muy cerca de París y a orillas del Sena, se entusiasma con las clases de Lengua y Civilización que, en tiempos de Adolfo Suárez, organiza la Embajada de España para los hijos de inmigrantes españoles y se incorpora a ellas como profesor, crea un nuevo método que facilita esta enseñanza y, como remate, cuando se abre la Casa de España en Les Mureaux, es elegido  vocal de cultura y se esfuerza en darles a sus compatriotas, emigrados o nacidos en la emigración, cine español y excursiones culturales. Por su parte, Nono en Hamburgo hace lo propio, creando una tertulia cultural con el nombre de El butacón, por la que pasaron multitud de personajes relevantes de la cultura española, y una revista de poesía, Viento Sur, “abierta a todas las plumas de la emigración hispana”, como ha escrito Paco de él recientemente.

     El tiempo pasa y sigue la amistad, siguen los viajes Francia-AlemaniaAlemania-Francia, juntas las dos parejas habían visitado el muro de Berlín pocos días después de su caída y, por supuesto, a lo largo de todos estos años, se han visto cuando coinciden en Granada en vacaciones. Pero el tiempo sigue pasando, llega la hora de la jubilación y la vuelta a la tierra definitiva, Paco se instala en Granada y Nono fija su residencia en Torrenueva, en la costa granadina. Y ahora el trato puede ser aun mayor, hasta el punto de que, en una ocasión, Paco pasa unos días ingresado en el hospital de Motril por una enfermedad surgida repentinamente estando en casa de Nono.  Y, por supuesto, siempre que Paco participa en algún acto cultural o es protagonista, como en la presentación de sus libros, Nono viaja desde la costa, con su bufanda y su gorra de visera, para estar al lado del amigo.  

     Hasta que este verano, el 18 de julio, muere Nono a los 86 años y cabría decir que la amistad ha llegado a su fin. Pero yo no lo creo y pienso que cuando, hace unos días, el Centro Artístico, Literario y Científico de Granada homenajeó a PacoNono estaba allí, entre el público. Como siempre. Porque la muerte no acaba, no puede acabar, con una amistad de más de sesenta años.  “Muerte, ¿dónde está tu victoria? ¿Dónde está, muerte, tu aguijón?” (1 Cor 15,54-58)

15 comentarios:

  1. No encuentro ningún desnudo de Nono Carrillo, así no vamos a ningún lado
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Amistades como esa son las que valen, perduran en el tiempo y aguantan las vicisitudes de la vida que seguro que en algún momento les llegó a ambos mientras su amistad seguía firme, así que como tu bien dices, seguro que la muerte no acaba ni puede acabar con una amistad de tanto tiempo.
    Muy bueno el retrato lleno de expresión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta foto está Gil Craviotto menos serio

      http://www.compartelibros.com/src/autores/francisco-gil-craviotto-626.jpg

      Eliminar
  3. Me sonaba de algo Francisco Gil Craviotto, hasta que he leído tu enlace en el que yo hacía un comentario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gil Craviotto "suena" por otras muchas cosas. Por sus libros, sin ir más lejos….

      Eliminar
  4. Siempre digo que las personas fallecidas no mueren del todo mientras haya alguien que las recuerde. Lejos de ser una frase hecha, creo que encierra una gran verdad.

    He vivido en varias ciudades, incluso en países diferentes, y ahí es donde te das cuenta de que la verdadera amistad no entiende de kilómetros.

    Enternece pensar que dos personas puedan llevar tan lejos, en la distancia, pero sobre todo en el tiempo, semejante amistad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me sirven de espejo donde mirar para saber si una amistad es verdadera o solo circunstancial. Cuando la amistad resiste la distancia, la falta de tiempo, las circunstancias que parecen estar en contra, es cuando sabemos que hay verdad en esa relación.

      Eliminar
  5. Por encargo del autor, que no ha podido dejar su comentario:

    Muchas gracias por esta página tan entrañable y exacta. Ni un solo error he encontrado. El homenaje que me dedicó el Centro Artístico fue una sorpresa. Por esa razón no pude invitar a nadie. Respecto a Nono Carrillo pensamos organizarle una exposición homenaje en el Centro Artístico en la próxima primavera. Muchas gracias a todas las personas que han publicado un comentario. Salud y saludos.-Francisco Gil Craviotto

    ResponderEliminar
  6. Lo desconocía, pero afortunadamente con esto de las nuevas tecnologías ya estoy conociendo más sobre el autor. Estimula descubrir que siempre hay algo bueno que descubrir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a ti que se te dan bien las búsquedas...

      Eliminar
  7. La muerte sólo cercena la posibilidad de la presencia física y todo lo que ello conlleva. El resto, permanece, porque la amistad profundiza tanto en quienes la celebran que el sentimiento se mantiene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Profundiza algunas veces, no siempre, casi diría que es más corriente que la amistad sea superficial y no dure tanto, pues muchas veces es producto simplemente de las circunstancias y, cuando estas cambian, la amistad se va a pique.

      Eliminar
  8. Amorosa despedida y evocación y no es decir mucho pues el amor de la amistad es un maravilloso regalo de la vida. Perder a un amigo es una dulce herida que nos acompaña siempre,lo experimento también. Saludos y abrazo afectuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no diría que es dulce, pues muchas veces un amigo es más que un familiar y la separación es muy traumática.

      Eliminar